Nunca confíes en un ordenador

que no puedas lanzar por una ventana